Establecer una sucursal en España

Para iniciar una empresa o negocio, en España o en otro país, hay que conocer cómo constituirla, así  cómo las condiciones de índole administrativa, mercantil, laboral, fiscal y de la seguridad social que la ley impone.

Formas de establecimiento en España
La implantación en España por parte de una persona física o jurídica extranjera puede realizarse bajo alguna de las formas siguientes:

  1. Sin forma societaria en España: mediante establecimiento permanente: oficinas de representación o sucursales.
  2. Mediante las formas societarias previstas en el ordenamiento jurídico nacional.
  3. Como Empresario Individual

Sin forma societaria en España.

Establecimiento permanente: oficinas de representación o sucursales.
Se entiende por sucursal todo establecimiento secundario dotado de representación permanente y de cierta autonomía de gestión a través del cual se desarrollan, total o parcialmente, las actividades de la sociedad matriz.
Características:

  • Son establecimientos secundarios, en los que no radica la plena dirección del negocio; se encuentran subordinados al establecimiento principal, tanto en el aspecto jurídico como en el fiscal; tienen el mismo objeto que la sede central.
  • Tienen cierta autonomía de gestión, por lo que poseen una organización propia y un órgano de dirección que ostenta poderes suficientes otorgados por la sede central para atender a su clientela.
  • Carecen de personalidad jurídica; no se trata de una sociedad distinta y jurídicamente independiente de la principal; a pesar de la inscripción obligatoria en el Registro Mercantil, la inscripción no es constitutiva.
  • La identidad con el objeto de la matriz puede ser total o parcial, y es perfectamente normal que las actividades del establecimiento secundario  de la empresa sean sólo algunas de las contenidas en el objeto único de la matriz.
  • La responsabilidad de la sucursal no es independiente de la del establecimiento.

Obligaciones fiscales y contables:
Las sucursales deben llevar una contabilidad propia. Además, la sociedad extranjera (la matriz) debe depositar en el Registro Mercantil de la sucursal sus cuentas anuales o, en su caso, las cuentas consolidadas que habrán sido elaboradas conforme a la legislación extranjera.

En cuanto a fiscalidad se estará a los Convenios de Doble Imposición. En su defecto se tributaría por el Impuesto Sobre la Renta de No Residentes, por todas las rentas obtenidas en España, que en la actualidad esta entre el 10% y el 30%, dependiendo del numero de trabajadores y de la facturación.

La repatriación de beneficios al estado en el que se encuentre la casa matriz de una sucursal, una vez abonada la cuota que resulte de aplicar el tipo impositivo (entre el 10 y el 30%) por el Impuesto Sobre la Renta de No Residentes, se encuentra sujeta a un gravamen complementario por el mismo impuesto del 18 %, salvo que se trate de un país de la Unión Europea con el que exista reciprocidad o bien se trate de un país con el que exista un Convenio de Doble Imposición.

Contactar

Si desea que nos pongamos en contacto con Ud. en referencia a este artículo no dude a dejar sus datos y le contactaremos lo antes posible.